Ennio Morricone, el hombre que “descargó” los teléfonos móviles

Gracias, Gracias, Gracias 

Gracias maestro, ha pasado ya más de un mes desde que tuve la suerte de verte en el wizink Center de Madrid y aún lo recuerdo como si fuera ayer. Desde el primer minuto que pisé el palacio tenía pensado grabar y compartir con mis amigos en las redes sociales, poder escribir este post casi en directo, que iluso, mis ojos no sabían que mis oídos iban a ser los protagonistas de la noche, bloqueando  los demás  sentidos. Inmovilizado por unas notas que me atrapaban  como si de una tela de araña se tratará. No se lo que sintieron las más de 15.000 personas allí presentes, debimos sentir algo muy parecido, pues aunque no veía sus caras ni sus movimientos en la oscuridad, si que  palpaba un áurea emanando de cada persona contagiando la emoción de lo que sentían.

Llegué una hora antes, mi asiento estaba un poco  alto,  desde mi posición podía ver como se llenaba el palacio de los deportes , el murmullo de la gente,  los teléfonos móviles , los acomodadores apresurados para sentar a los espectadores, los músicos colocados en los laterales del escenario minutos antes de comenzar el concierto, una voz que salía por los altavoces avisando de que iba a dar comienzo el concierto en 5 minutos, explicando las normas de seguridad y además de avisar de que estaba prohibido el uso de teléfonos móviles durante el concierto. Ya no era yo el único iluso, ese trozo de grabación en este concierto podía haberse ahorrado. Nadie iba a sacar su teléfono y no porque no los tuvieramos en las manos  como un Colt 1873 Single Action Army (revólver que llevaba Clint Eastwood en Por un puñado de dólares) preparados para disparar. Se apagaron las luces, al escenario subieron primero el coro, más de 200 personas y luego los músicos entre aplausos largos y muy largos . En la oscuridad de la parte trasera del escenario se asomaba una luz de linterna iluminando el camino al escenario, se podian ver los pasos, los pasos de alguien que había compuesto más de 500 bandas sonoras de películas, los pasos de uno de los compositores más versátiles de la historia del cine y también de los más influyentes del siglo XX, los pasos de un superdotado de la música. 90 años en sus manos iban a enmudecer a más de 15.000 personas.

Los Intocables de Eliot Ness, La Carpa, Por un Puñado de Dólares, Nostromo, Átame, El bueno, el feo y el malo, la Misión, Cinema Paradiso, Los odiosos ocho…

Después de más  de 2 horas y media de concierto sin tocar el móvil, todavía nos deleitó nuevamente repitiendo temas como el Extasis del oro, ahora si, pudimos sacar nuestros teléfonos móviles y grabar, no podíamos dejar escapar la oportunidad de llevarnos un recuerdo de algo en lo que somos unos privilegiados.

Gracias Maestro. fotonoticia_20190507234349_420

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: